Esta mañana se pudo conocer que el futuro de una de las duplas más temidas del campeonato ecuatoriano: Roberto Ordóñez-Carlos Garcés, está definido, y seguirán siendo jugadores del Delfín SC.

Si bien BSC ofertó por ambos atacantes, el alto precio que solicitó el club manabita, obligó al cuadro amarillo a desistir en ficharlos, y con ello Barcelona sigue buscando refuerzos de peso en su ataque.

Ordóñez de 33 años y Garcés de 28, fueron claves en el vicecampeonato local conseguido con Delfín en el 2017 , ambos jugadores se enfocan en lo que será el arranque de la Copa Libertadores de América.

#SomosCracksSports